Tercera Iglesia Presbiteriana de Bogotá

Tercera Iglesia Presbiteriana de Bogotá

Tercera Iglesia Presbiteriana de Bogotá

HORARIO DE CULTOS

DOMINGOS:

 

DOMINGOS:

 

DOMINGOS:

 

DOMINGOS:

SISTEMA DE GOBIERNO PRESBITERIANO

 

En la iglesia cristiana existen tres tipos principales de gobierno: el llamado congregacional, una democracia pura, que con ligeras variantes practican los bautistas y los congregacionalistas.

El tipo de gobierno episcopal, una verdadera autocracia que con ligeras diferencias es la forma de gobierno de los episcopales, los anglicanos, los metodistas y en términos muy rígidos, de la Iglesia Católica.

Y por último, la forma de gobierno presbiteriana equivalente a la democracia representativa, usada por la Iglesia Presbiteriana.

 

En nuestra forma de gobierno, ha querido conservarse lo más literalmente posible el espíritu de la Iglesia Primitiva. Pero es conveniente hacer ciertas aclaraciones. En primer lugar, con la palabra “presbiteriano” no se ha de entender una simple referencia a alguien que acepta solamente una determinada forma de gobierno para su iglesia; la expresión “Sistema presbiteriano” no ha de considerarse tampoco como una sencilla alusión a un código de leyes mediante las cuales se manejan los asuntos propios de la administración eclesiástica.

Por presbiterianismo ha de entenderse mucho más que esto, por cuanto la palabra denota todo un sistema teológico, con características propias y fundamentales. La doctrina de la soberanía de Dios es la idea central del sistema presbiteriano, tanto en la teoría como en la práctica.

Para lograr una más clara exposición del sistema presbiteriano de gobierno de la Iglesia Presbiteriana se hace un resumen que se estima necesario: todo comienza con la Iglesia Local, cuya congregación elige a los miembros del Consistorio y del diaconado. El pastor es el moderador del Consistorio. Los ancianos gobernantes y los ministros, en igual número, componen el Presbiterio y el Sínodo. Y de la misma manera la Asamblea General que es el cuerpo máximo de la Iglesia Presbiteriana.

 

En el esquema abreviado que se presentó se ofrece una representación gráfica de este sistema. Finalmente, es oportuno hacer aclaración del concepto de iglesia universal y su forma diversa:

Jesucristo, que ahora está exaltado sobre todo principado y potestad, ha establecido en este mundo su reino, el cual es la Iglesia. La Iglesia Universal se compone de todas aquellas personas que en toda nación, juntamente con sus hijos, han hecho profesión de fe en Cristo y de sumisión a sus leyes. Como toda esa multitud inmensa no puede reunirse en un solo lugar para tener comunión o adorar a Dios, es conforme a la razón autorizada por el ejemplo en las escrituras, que se divida en muchas iglesias particulares, que además han surgido obedeciendo a un énfasis determinado.

 

Una Iglesia particular o nominal se compone de un número de cristianos profesos y de sus hijos, que se asocian voluntariamente para el culto divino y para llevar una vida consagrada, de conformidad con las santas Escrituras, y para someterse a cierta forma de gobierno. De esta forma se reclama entre las diversas denominaciones mantener en alto los valores propios del reino de Dios en la tierra, tales como: la tolerancia, respeto por la diversidad, equilibrio en la pasión por el Evangelio, ejercicio visible del amor como actitud en el desarrollo de los dones y ministerios. Así pues, la iglesia presbiteriana es una parte de la Iglesia Universal o de Cristo.

Es conformada por tres o más Sínodos con un mismo énfasis o ala teológica, cosa que no ocurre en Colombia

 

QUÉ CREEMOS LOS PRESBITERIANOS

 

Las normas doctrinales de la Iglesia Presbiteriana son: La Biblia, El Catecismo Menor de Westminster, el Catecismo Mayor de Westminster y la Confesión de fe de Westminster. No se trata de tres credos, sino de tres exposiciones diferentes y variadas del mismo credo, basado en la Sagrada Escritura.

 

Confesión de fe de Westminster

 

Nuestras formulas doctrinales se conocen con el nombre de Confesión de Westminster, porque fueron redactadas en la famosa Abadía de Westminster, por una Asamblea de teólogos convocada por el parlamento inglés en 1643, con el fin de preparar un esquema de uniformidad de la religión para la reciente unión de Inglaterra y Escocia, esta Confesión se concluyó el 26 de noviembre de 1646. Estuvo compuesta por 121 teólogos 11 “lord”, 20 miembros de la Cámara de los Comunes, procedentes de los más diversos lugares de Inglaterra, incluyendo las Universidades de Oxford y Cambridge, y 7 comisiones de Escocia. La Asamblea también formuló la Forma de

Gobierno de la Iglesia, el Directorio de Culto y los Catecismos Mayor y Menor.

 

Los Catecismos

 

Constituyen una exposición de la confesión de Fe en forma de preguntas y respuestas. La diferencia entre ambos, Catecismos Mayor y Menor, es más bien de extensión que de conceptos. La utilidad de estos “formularios” ha sido poco apreciada por nuestras congregaciones actuales. Pero lo cierto es que los Catecismos son

apropiados para lograr una rápida y completa instrucción doctrinal.

Sistema doctrinal

Nuestro sistema doctrinal suele conocerse con el nombre de calvinismo1, desde la época del último de su tres más grandes exponentes, el apóstol san Pablo en el primer siglo, Agustín en el siglo cuarto y quinto, y Calvino en el Siglo XVI.

 

El sistema de fe que profesamos incluye todas las doctrinas que son comunes a las diversas ramas del protestantismo universal, tales como la Inspiración de las Escrituras, la Trinidad, la Encarnación, la Expiación, el Nuevo Nacimiento, la  Salvación por la  gracia por medio de la Fe, la Gran Comisión, la Segunda Venida y  el Juicio.  Pero tiene también énfasis propios que le son característicos, y establecen el sello distintivo del presbiterianismo.

 

Como ejemplo, están las doctrinas de la Soberanía de Dios, la

Predestinación, la Salvación por la gracia, la Perseverancia de los Santos.

No se requiere de las personas que desean ingresar a la Iglesia Presbiteriana como miembros que acepten las normas de fe mencionadas anteriormente, pero éstas deben ser conocidas por todo buen presbiteriano, pues sí se requiere su aceptación en la ordenación de los ministros, los ancianos gobernantes y los diáconos. El único

requisito para ser miembro de una Iglesia Presbiteriana es tener fe en Jesucristo como Señor y Salvador, y hacer pública confesión de esa fe.

 

1 La palabra calvinismo suele usarse como sinónimo nominal de presbiterianismo, por ser Calvino quien organizó el sistema de Gobierno Presbiteriano, enseñado en la Biblia como gobierno de Ancianos.